Inicio de sección Introducción-La edad de oro
Cuentos
Crónicas
Poesías
Tienda en Línea

“El quetzal es el pájaro hermoso de Guatemala, el pájaro de verde brillante con la larga pluma, que se muere de dolor cuando cae cautivo, o cuando se le rompe o lastima la pluma de la cola.”

Regala LA EDAD DE ORO a un niño o a un adolescente. De esta forma nos ayudas a mantener La Página de José Martí y contribuyes a que el niño conozca la buena literatura hispanoamericana.

La Edad de Oro

Crónicas de LA EDAD DE ORO-1882

LAS RUINAS INDIAS, (cont.)

El quetzal es el pájaro hermoso de Guatemala, el pájaro de verde brillante con la larga pluma, que se muere de dolor cuando cae cautivo, o cuando se le rompe o lastima la pluma de la cola. Es un pájaro que brilla a la luz, como las cabezas de los colibríes, que parecen piedras preciosas, o joyas de tornasol, que de un lado fueran topacio, y de otro ópalo, y de otro amatista. Y cuando se lee en los viajes de Le Plongeon los cuentos de los amores de la princesa maya Ara, que no quiso querer al príncipe Aak porque por el amor de Ara mató a su hermana Chaak; cuando en la historia del indio Ixtlilxóchitl se ve vivir, elegantes y ricas, a las ciudades reales de México, a Tenochtitlán y a Texcoco; cuando en la “Recordación Florida” del capitán Fuentes, o en las Crónicas de Juarros, o en la Historia del conquistador Bernal Díaz del Castillo, o en los Viajes del inglés Tomás Gage, andan como si los tuviésemos delante, en sus vestidos blancos y con sus hijos de la mano, recitando versos y levantando edificios, aquellos gentíos de las ciudades de entonces, aquellos sabios de Chichén, aquellos potentados de Uxmal, aquellos comerciantes de Tulán, aquellos artífices de Tenochtitlán, aquellos sacerdotes de Cholula, aquellos maestros amorosos y niños mansos de Utatlán, aquella raza fina que vivía al sol y no cerraba sus casas de piedra, no parece que se lee un libro de hojas amarillas, donde las eses son como efes y se usan con mucha ceremonia las palabras, sino que se ve morir a un quetzal, que lanza el ultimo grito al ver su cola rota. Con la imaginación se ven cosas que no se pueden ver con los ojos.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 >

Preguntas Frecuentes
Libro de Visitas
Boletín de Noticias
Tienda en Línea