Mini-Biografías

Familia Martí-Mariano Martí, padre de José Martí

Nació en Valencia, España, el 31 de octubre de 1815 y recibió por nombre Mariano de los Santos Martí Navarro; murió en La Habana el 2 de febrero de 1887. Era hijo de Vicente Martí y Manuela Navarro. Algunos historiadores le han atribuido el oficio de sastre y de cordelero, heredado de su padre; sin embargo, su letra, ortografía y fluidez eran óptimas para su tiempo y denotan una educación superior a la media. Ingresó en el Cuerpo de Artillería, en Valencia, en la década de los cuarenta, y en 1850 pasó a La Habana, con el grado de sargento primero, al ser trasladada a la capital de la colonia la compañía de que formaba parte. Participó en la lucha contra la expedición de Narciso López, en la que se distinguió y fue gratificado. Establecido en la capital, contrajo matrimonio con Leonor Pérez Cabrera el 7 de febrero de 1852. Mariano Martí ocupó en Cuba los puestos de sargento de artillería, celador de barrio, capitán de partido y reconocedor de buques, aunque sufrió pobrezas por carecer de empleo durante largas temporadas. Viajó con su familia, por motivos de salud, a España (1857-1859); también a Honduras Británica, a donde llevó consigo a su hijo (1863). Mientras fue juez pedáneo de la Hanábana (abril de 1862 a enero de 1863), en la Ciénaga de Zapata, al sur de la actual provincia de Matanzas, don Mariano tuvo al hijo a su lado, quien le sirvió de amanuense. De entonces son los primeros escritos que se conservan de puño y letra de José Martí. Al ser José Martí condenado a presidio, se inicia una nueva etapa de las relaciones entre padre e hijo: es conocida la narración del encuentro de don Mariano con su hijo encadenado, a cuyas piernas –llagadas por los grilletes- se abrazó llorando. Después de esto, renuncia al cargo que entonces ocupaba –celador del barrio Cruz Verde, en Guanabacoa- y comienza a hacer gestiones a favor del hijo. De las canteras, el joven prisionero es trasladado, primero a hacer cigarros, después a Isla de Pinos, como deportado, y finalmente a España. Con José Martí deportado, y sin trabajo permanente, don Mariano logra, pese a la persecución que cae sobre él y su familia, mantenerse en La Habana hasta que las perspectivas de juntarse nuevamente con el hijo lo hacen emprender un viaje a México, en unión de la familia, en junio de 1874. Allí se encuentran en enero del siguiente año, aunque con la pena por el deceso, días antes, de Ana Martí. Don Mariano había llegado a México sin dinero, todo lo había dado por su hijo; allí conoce a Manuel A. Mercado, por cuyo intermedio obtiene un contrato de suministros para el ejército mexicano., y él y toda su familia confeccionan arreos y mochilas, lo cual les ayuda a salir de la penuria y les permite poner casa propia y abandonar los altos de la casa de Mercado, quien había prohijado a todos. Residió temporalmente en Nueva York (1883-1884), donde estuvo bajo el cuidado de su hijo, y murió en La Habana, posiblemente en la casa de su yerno José García Hernández, esposo de su hija.

Inicio de Sección

Mariano Martí, padre de José Martí, 1815-1887.
Mariano Martí,
padre de José Martí

Familia Martí
Mariano Martí Navarro
Antonia Bruna Martí Pérez
Leonor Petrona Martí Pérez
María del Carmen Martí Pérez
María Salustiana Martí Pérez
Rita Amelia Martí Pérez
José F. Martí Zayas-Bazán

Leonor Pérez Cabrera
Carmen Zayas-Bazán

Preguntas Frecuentes
Libro de Visitas
Boletín de Noticias
Tienda en Línea