"El traje típico de Cuba"-Parte I, (cont.)

Los negros extraídos del continente africano como esclavos llegaban en su mayoría si acaso, en taparrabos, y era en el puerto de Cuba o en la casas de contrataciones donde se les proveía alguna prenda para cubrirse.

Aunque ya desde finales del siglo XVII se diferenciaba el español del criollo, no fue hasta el siglo XIX que el cubano comenzó a pensar como tal y adquirió su propia personalidad y de acuerdo al clima y a las condiciones de vida, crearon su vestimenta.

La Condesa de Merlin cuando escribe sus famosas cartas desde La Habana en 1840 hace una buena reseña del vestir de los guajiros y de las habaneras, de sus esclavas y de sus niños. Sobre estos últimos nos dice:

El vestido se reduce a una ligera camisa de linón que sólo les llega por debajo de la rodilla, muy escotada sobre el pecho, adornada de encajes y sin mangas, con lazos de cintas sobre los hombros y su pequeña cabeza desnuda así como todo el resto del cuerpo.

Agrega después:

El lujo de las mujeres es muy rebuscado, no es lujo aparatoso pero sensual. Para ellas es un modo de ser y de vivir ya que sus trajes son de la mayor sencillez. Por la mañana una amplia bata o traje de linón, por la noche se visten también de linón pero con mangas cortas, corpiños escotados y en sus cabezas bien peinadas llevan una flor natural colocada sin arte y sin aparato (...) Sus pequeños zapatos bien pronto los dejan abandonados, y como todo lo demás van para las negras.

De sus esclavas, como bien dice que heredan lo que el ama desecha comenta:

Es muy divertido ver a estas negras atravesar cantando o fumando, estos salones inmensos, iluminados por la claridad del día. Con sus trajes de linón puestos sobre una camisa que no les llega más abajo de la rodilla, todo cayéndole sobre el pecho y la espalda, con sus zapatos de satín que llevan como pantuflas dejando afuera los talones y sus piernas negras como el ébano.

En otra de sus cartas, la número XXX habla de la negra:

...con su gran tabaco en la boca y lanzando torrentes de humo se pasea por las calles con las espaldas y los senos desnudos». Más adelante habla de los hombres «con trajes elegantes, chaleco y pantalones blancos (...) aquí no hay chaquetas ni gorras, no hay andrajos... ni barbas mal peinadas.

También describe a los negros que manejan los quitrines:

...magníficamente vestido va montado en una mula, lleva botas de amazona bien lustradas que llegan sólo hasta el tobillo y una roceta que completa este extraño calzado de dos piezas. La tela blanca del pantalón y los escudos de armas bordados sobre los galones de la casaca hacen resaltar el ébano de su color y los diversos matices negros de sus zapatos y de su sombrero adornado también con galones.

1 2 3 4 5

Inicio de Sección
Símbolos de Cubanía

Bookmark and Share

Para comentarios puedes dirigirte a:
María Argelia Vizcaíno

Artículos de María Argelia Vizcaíno que aparecen en nuestras páginas:
La Guantanamera
¿Eran tres o cuatro bayamesas?
El mausoleo de José Martí
El traje típico de Cuba
La guayabera

La perla de las antillas

Preguntas Frecuentes
Libro de Visitas
Boletín de Noticias
Tienda en Línea