El pensamiento transcendente... (cont.)

Por Rosa Lía De La Soledad

“Héroes pueden ser muchos, apóstoles sólo los señalados”(?). Y encarnóse, sin duda en sus propias palabras. Esto nos recuerda otra ocasión, cuando dijo el apóstol en 1887:

Hay hombres ardientes en quienes con todos los tormentos del horno, se purifica la especie humana. Hay hombres dispuestos para guiar sin interés, para padecer por los demás, para consumirse alumbrando.(45)

De un carácter observador, honesto, sensible, independiente, humanitario, fuera de lo ordinario, Martí siempre estuvo motivado por la búsqueda de la verdad, el respeto y el sentido común de las cosas. Creyó en el ser humano y deseó fervientemente ayudar a sus semejantes. Su concepto apostólico se observa cuando dice:

...Se es responsable de las fuerzas que se nos confían: el talento es un mártir y un Apóstol: ¿Quién tiene derecho para privar a los hombres de la utilidad del apostolado y del martirio?(46)

Y reitera en sus versos:

Cirio soy encendido en la tormenta:
el fuego con que brillo me devora
y en lugar de apagarme me alimenta
el vendaval que al temeroso azora.(47)

Su concepción de la vida, de la persona humana no es nunca sensista, materialista, sino ideacional y muy espiritual, así el poeta meditará apoyado en el axioma metafísico “...en lugar de apagarme me alimenta...”(?). Es decir, cada cosa material es símbolo de su correspondiente elemento espiritual.

Los paralelismos metafísicos en función de la analogía abundan en la obra del Apóstol: "...en lugar de apagarme me alimenta, el vendaval que al temeroso azora.”(?) Este es un pasaje muy objetivo en el cual nos ofrece la analogía del mundo natural y el espiritual. Veamos: vendaval y muerte se parecen: el vendaval desarraiga árboles: la muerte a los hombres. Por lo tanto el hombre común, aquel hombre simple, sentirá temor y quedará azorado ante la destrucción, ante la muerte física.

Desde otro ángulo el idealismo filosófico, en el sentido de la trascendencia, es caracterizado por Martí como convicción de vida posterior en el otro mundo. Si entendemos que un trascendentalista no se conformará solamente con las ideas que afirmen o confirmen su teoría, sino que intentará, a través de sus imágenes, de probar su filosofía; entonces veríamos resaltar clara y nítidamente su concepto o vinculación con el dolor terrenal como único medio o compensación necesarios para la realización de una prueba inicial. La doctrina del espíritu y del alma en Martí culmina en una concepción escatológica, apoyada en metáforas sensoriales, y en simbolización concreta, por decirlo así:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19>

Inicio de Sección

Bookmark and Share

Para comentarios puedes dirigirte a:
Rosa Lía de la Soledad

Preguntas Frecuentes
Libro de Visitas
Boletín de Noticias
Tienda en Línea